Youzoco Plataforma

Recopilación de las noticias mas importantes sobre las Donaciones, ONG's, Derechos Humanos y de Caracter Social.

De los derechos humanos en 2009

La llegada de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos ha provocado la apoteosis de la esperanza, tanto más encendida cuanto que se le compara con el perfecto horror que fueron los años de George Bush. En su discurso, Obama fue enfático: “Somos los defensores de este legado (la democracia norteamericana); guiados por estos principios podemos encarar a esas amenazas que requieren un mayor esfuerzo, más cooperación y entendimiento entre las naciones, comenzaremos de manera responsable dejando a Irak en manos de su pueblo y para consolidar la paz en Afganistán con viejos amigos y enemigos, trabajaremos incansablemente para reducir la amenaza nuclear y el fantasma de un planeta en calentamiento”.

En primera y última instancia, Obama se refiere a los derechos humanos, tan violados en Guantánamo y Abu-Ghraib, o muy recientemente en Gaza. Lo de Irak, además de los crímenes de guerra evidentes, ha sido una operación regida por los procesos deshumanizadores. Si se revisan las movilizaciones recientes de protesta y reivindicación en cada país y en escala internacional, se verá la presencia de ese concepto, esa práctica, ese dato ya imprescindible en la conciencia: los derechos humanos.

En unos cuantos años, se agrega a México el término derechos humanos (una interminable movilización, un patrimonio moral y político, un instrumento de uso jurídico y burocrático). Nada distinto a lo de casi todos los países, en muchos de los cuales resultan el dique básico contra la impunidad. En estas décadas ningún otro asunto expresa con tal claridad el desarrollo de la conciencia social y de la ética colectiva y personal e, incluso, el desarrollo y las limitaciones de las fuerzas políticas, los movimientos sociales, las reclamaciones familiares y personales.

Donde a la barbarie se le opone el humanismo

En 1945, el fin de la Segunda Guerra Mundial libera un caudal informativo sobre el nazifascismo. Las informaciones sobre los campos de concentración (Auschwitz, Treblinka) se vuelven certezas trágicas que se van ampliando. En momentos especiales no hay límites tanto en la transformación del ser humano en verdugo, como en el poder de resistencia de la víctima que lo transforma en símbolo moral. A la matanza de millones de personas por motivos de raza, filiación política, conducta “ilegítima” (orientación sexual) o fuerza de trabajo, se añaden las catástrofes de Hiroshima y Nagasaki y las revelaciones sobre los inmensos daños de la contaminación radioactiva. Para entonces resultan tan incontrovertibles como inaudibles los alegatos de los pacifistas luego de la Primera Guerra Mundial: las guerras son inútiles y abominables y siempre las aprovecha una minoría rapaz que detesta el pacifismo por ser tan poco rentable. La Segunda Guerra Mundial se explica y se legitima por la urgencia de contener al nazismo y el fascismo, pero la tecnología de guerra, la bomba atómica y el altísimo costo en vidas, le ponen cerco al patriotismo difundido como la voluntad de dar la vida por la patria tal y como la representa el grupo gobernante. Si la guerra contra el nazifascismo es justa, no consigue eliminar las dudas sobre la naturaleza inevitable de los esfuerzos bélicos.

¿Qué guerras son necesarias? Se requiere detener a Hitler y el Holocausto, se exige justicia para los millones de seres liquidados por el nazifascismo, ¿pero qué justicia hay para los destruidos en el holocausto atómico en Japón? ¿Y por qué durante largo tiempo nada se dice de las veintenas que a causa de su “anormalidad” son también exterminados en los campos de concentración, los comunistas, los gitanos, los homosexuales? Y se establecen dos vertientes de conflictos éticos y morales. La primera surge de lo inconcebible de la Segunda Guerra, que obliga a numerosos intelectuales y literatos, en especial de origen judío, a reflexionar sobre la deshumanización. ¿Dónde se origina la pérdida de la sensibilidad moral? ¿Se vive en las sociedades la muerte de Dios o la muerte del espíritu ético? ¿Cómo es posible que, por ejemplo, Mengele y Eichmann, buenos católicos, amorosos padres de familia, sean tan eficaces instrumentos de la barbarie? ¿Por qué motivos, en el centro de “la civilización occidental” se aniquila a millones de personas?

La segunda versión es la pacifista, a la que intenta manipular el aparato de propaganda soviética y cuyo vigor genuino se desprende de las grandes interrogantes: ¿Cómo es posible que mueran tantos a causa de guerras provocadas por la lucha por el poder y el control de los recursos naturales?

Las revelaciones sobre la Segunda Guerra Mundial obligan en 1948 a la ONU a la Declaración Universal de los Derechos del Hombre.

Donde aparece el término “genocidio”

En 1948 no se conoce la palabra genocidio, y, por motivos de “buena conciencia” o de compromiso ideológico, luego de las evidencias del nazifascismo, se ocultan o se califican de “calumnias imperialistas” las informaciones sobre el stalinismo, y sus devastaciones, que alcanzan a los países del socialismo real. Son muchos millones de asesinados, encarcelados durante largo tiempo o muertos literalmente de hambre en la URSS y China, y son cruentas las represiones en Polonia, Albania, Rumania, Bulgaria, Checoslovaquia, Hungría, Yugoslavia. Y si el concepto de derechos humanos tarda en asimilarse es porque las dimensiones de la matanza minimizan la suerte de las personas específicas. Y en la década de 1950 los niveles de la destrucción clarifican el sentido del término. A los ya citados se suman otros fenómenos, el colonialismo en Indochina y la guerra de Vietnam, las batallas de Argel, el interminable drama de los países africanos (integración y desintegración de las naciones nuevas), las matanzas en Indonesia y Camboya, las prácticas de exterminio en Guatemala y El Salvador, la guerra sucia en Argentina. Son inconcebibles las cifras de los exterminados en los campos de concentración stalinistas, de los asesinados por las tropas de Sukarno en Indonesia, de los masacrados por las tropas de Pol-Pot en Camboya, de los eliminados por el totalitarismo de Kim-Il Sung y de su heredero en Corea del Norte.

A eso hay que añadir los asesinatos institucionalizados en Perú, Colombia, Bolivia, México, la barbarie del Estado contra los grupos guerrilleros que también abundan en ella, la destrucción del Líbano, Bosnia y la “limpieza étnica”, la negación cruenta de los derechos del pueblo palestino. Esto, hasta llegar al 11 de septiembre, las invasiones de Afganistán e Irak y el 11 de marzo en Madrid.


Fuente: milenio.com

No hay comentarios: